sábado, 27 de agosto de 2011

Mierda

Y cuando te pensabas que todo había pasado y todo marcharía con normalidad, te das cuenta que ni de coña. Que duele. Y mucho.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso pasa porque pensabas que todo permanecería tal cual su cauce.

Acostumbrate, te pasará más. Y cada vez será peor.




Pero levantate, muchacho. ¿Que gracia tendría, si se lo pusieras tan facil?

La chica triste que te hacía reír dijo...

Esto parece escrito por mí. Ouch.