viernes, 1 de julio de 2011

Ella

Ella tiene casi todo lo que un hombre podría desear en una mujer. Es guapa, inteligente, simpática, graciosa, amable y otras innumerables cualidades. Ella es una mujer de la cuál es fácil enamorarse, pero yo me apuesto lo que sea a que menos de la mitad de esos hombres (o mujeres) que se podrían enamorar de ella, no sabrían apreciar todas sus virtudes y defectos como lo haría yo. Su timidez y lejanía con las personas se puede confundir con una impresión equívoca sobre su carácter. Una vez accedes a ella, te empiezas a convencer de que ella es la mujer con la que querrías pasar mucho tiempo. Y a medida que ella va entrando en tu mundo, la sospecha se torna certeza con más y más fuerza.

Es una lástima. Yo una vez estuve bastante cerca, pero como perfecto estúpido, la cagué. Bueno, supongo que no tenía que suceder y así fue. Ahora toca conformarse con lo que hay, que no es poco.

Hoy una persona que tiene un blog bastante bonico, me ha dicho que para escribir el suyo, esta mierda que hago yo le ha servido como “influencia”. Sé que me lo ha dicho como compensación por hacerle un favor, pero me lo he creído y me ha hecho mucha ilusión.

Entrada dedicada a Anne Bowman.